El Homenaje Anual a los Represaliados en la prisión de Valdenoceda en 2018 culmina con 4 nuevos restos más identificados

  • Con los que se entregarán mañana, día 14, ya se han identificado los restos de 66 presos

 13 de Abril de 2018.-

La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) celebra mañana, día 14 de abril, el Homenaje Anual a los represaliados en la antigua prisión de esa localidad, donde murieron de hambre y frío más de 150 presos políticos.

El homenaje de este año va a culminar con 4 restos identificados más. Se trata de los restos de

  • Santos Merino Serrano, natural de Carrión de Calatrava (Ciudad Real). Estaba casado y dejó descendencia. Murió de hambre en la prisión el 2 de mayo de 1941. Fue enterrado en el solar de Instituciones Penitenciarias y sus restos han sido identificados por ADN, ya que su familia fue localizada hace unos años. Por fin, los restos de Santos podrán descansar donde su familia desee;
  • Eustasio Aparicio Jusdado, natural y residente en Colmenar Viejo (Madrid). Murió de hambre el 29 de abril de 1941. Sus descendientes fueron localizados hace casi 10 años y entregaron una muestra de saliva. El análisis de ADN ha permitido su plena identificación. Será enterrado donde su familia quiera;
  • Jesús Chabida Rico, natural de Cuéllar (Segovia) y residente en Madrid. Estaba casado y dejó descendencia. Murió de hambre en Valdenoceda el 24 de abril de 1940. Sus restos han sido identificados por ADN y podrán descansar donde la familia desee.
  • Antonio Bailón Cuadrado, nacido y residente en Manzanares (Ciudad Real). Murió, también de hambre, el 28 de marzo de 1941. En este caso, los descendientes de Antonio no han sido localizados, pero los análisis y los estudios osteológicos realizados por los antropólogos confirman plenamente la identidad de sus restos. La Asociación va a trasladar los restos desde el laboratorio hasta Valdenoceda para que puedan ser enterrados, con sus datos identificativos y en caja individual, dentro del panteón que se construyó en el cementerio de la localidad para alojar los restos de los presos que no han podido ser entregados a sus familias.

Con la entrega de los restos identificados este año, ya son 66 los restos que la Asociación ha identificado desde que inició este trabajo, en 2010. Con ello, la Asociación de Familias da un paso más en su empeño por recuperar la memoria de aquellos represaliados y por devolver a las familias los restos de sus seres queridos. Se trata, pues, de avanzar en un proceso necesario, que busca cerrar heridas que llevan décadas abiertas.

Los represaliados identificados hasta ahora eran de diversos lugares de toda España. Algunos de ellos procedían de la propia provincia de Burgos, pero también de Ciudad Real, Jaén, Zaragoza, Cantabria, Palencia, Madrid o Álava. Por fin, después de más de 70 años, podrán retornar a su localidad de origen, a su pueblo, con su gente.

La Asociación realizó la primera exhumación de restos (114 cuerpos) en 2007 y comenzó las identificaciones en 2010, gracias a sendas subvenciones concedidas por el Gobierno en 2006 y 2009, respectivamente. Desde esa fecha, la Asociación no ha recibido ninguna ayuda oficial y ha tenido que continuar las labores de identificación de restos gracias a las cuotas de asociados y a las donaciones de familias, simpatizantes y amigos. En este sentido, la Asociación quiere recordar la deuda que el Estado en su conjunto tiene con estas víctimas y con sus familias y se reafirma en la exigencia de dotar a esta labor de fondos y de estructura suficiente que permita que, de una vez, España sea capaz de comenzar a cerrar esas heridas que llevan tantos años abiertas. La Asociación también ha mostrado su profunda preocupación por el desprecio y la absoluta ignorancia con que este Gobierno ha tratado a las víctimas y a sus familias y por la nula dotación de fondos para exhumaciones, algo intolerable en un Estado democrático y de derecho.