Acto de Entrega en Madrid: palabras de Lucía (10 años)

Hola a todos, buenos días,

Me llamo Lucía. Mi abuelo es una de las personas que salía antes en la pantalla. Él pasó hambre en Valdenoceda y muchos de sus amigos murieron allí.

Natalia Junquera menciona a mi abuelo, y a otros muchos, en su libro VALIENTES. En el libro de Natalia, mi abuelo dice que en Valdenoceda sus mejores sueños eran un simple trozo de pan.

Y mi abuelo decía: “¿Cuánta hambre tiene que pasar alguien para que sus mejores sueños sean un trozo de pan?”.

Él tuvo la suerte de vivir. Y después de muchos años, salió de la cárcel y conoció a mi abuela Oti, se casó, tuvo hijos y después nacimos los más pequeños.

Hay personas hoy que dicen que la Guerra pasó hace mucho tiempo y que tenemos que olvidarnos de todo.

Hay gente que dice que lo que hoy estamos entregando a las familias son solo unos pocos huesos.

Hay personas que dicen que lo que hoy estamos celebrando es abrir heridas.

Y yo digo que eso no es así.

Yo sólo tengo 10 años. No sé todavía por qué unas personas son capaces de hacer tanto daño a otras. Pero lo que sí sé es que todo aquello no sucedió hace mucho tiempo.

Mi abuelo sufrió todo aquello y cuando yo nací mi abuelo me cogía en brazos. No pasó hace tanto tiempo. Yo he estado con mi abuelo.

Lucía, de 10 años, se dirige a los asistentes en el Ateneo de Madrid

Lucía, de 10 años, se dirige a los asistentes en el Ateneo de Madrid. Foto: Óscar Rodríguez

Mi abuelo siempre nos enseñó que es bueno perdonar, pero que nunca tenemos que olvidar. Él siempre decía: “Yo perdono, pero no olvido”. Mi abuelo estuvo muchos años en la cárcel y su padre fue fusilado y enterrado en una fosa común en la tapia del Cementerio de Ciudad Real.

Y, a pesar de todo eso, él quiso perdonar. Pero nunca quiso olvidar.

El otro día me decía mi padre que cuando un pueblo olvida su historia, es posible que cosas terribles vuelvan a repetirse. Y sin embargo, cuando alguien no olvida esas cosas terribles no vuelven a pasar.

Por eso, todos tenemos que tener Memoria. Y yo le quiero decir a todas esas personas que dicen que tenemos que olvidarnos de aquello, que se equivocan, porque si nos olvidamos quizás los mayores cometan los mismos errores.

Tengo 10 años. Soy una niña, pero quiero mirar al futuro. Y sé que el futuro es lo que tengo delante de mí. Por eso quiero aprender de las personas que han vivido muchos años. Y para aprender, tengo que conocer todo lo que sucedió en el pasado. Así que, para mirar adelante primero tengo que saber lo que pasó y lo que vivieron nuestros abuelos. Y aprender de los errores.

Hoy, todos ellos, TODOS, nos dirían lo mismo: la Guerra fue un error. Hacer daño a tu vecino, a tu amigo o a tu hermano es algo que no debe volver a ocurrir.

Estoy segura que si todos pudieran volver a levantarse nos dirían que comprendamos a nuestro vecino, que le escuchemos, pero que nunca le hagamos daño.

Por eso, quiero recordar lo que decía mi abuelo, que pasó hambre, que fue maltratado, que estuvo metido en una cárcel y que vió cómo mataban a su padre: somos personas que no queremos hacer daño. Y no queremos que nos lo hagan.

No puedo entender por qué hay personas tan crueles que son capaces de dejar que otras mueran de hambre. Mi abuelo, Gabriel, Isaac, Severiano…. Todas las personas que hablan de Valdenoceda recuerdan el hambre que pasaron.

Por eso, somos personas que no queremos olvidar.

En mi cole, mi profe me dice que nunca olvide una regla, porque si la olvido voy a equivocarme otra vez en el mismo problema de matemáticas.

Y si me equivoco, tengo que aprender dónde está el error para no volver a cometerlo. Mi profe tiene razón.

Y en la vida pasa lo mismo.

Me gusta mucho hoy estar aquí, con todos vosotros, con todas estas familias que hoy recogen los restos de su padre o de su abuelo.

Para mí, mi abuelo ha dejado muchos recuerdos en nuestra familia. Sobre todo, el recuerdo de creer que es posible mirar al futuro sin olvidar el pasado y sin renunciar a defender todo en lo que crees, sin hacer daño a otras personas.

Estoy segura que estos abuelos que hoy entregamos aquí también quieren lo mismo:

–         Quieren que todos seamos tolerantes;

–         Quieren que nadie haga daño a nadie

–         Quieren que nunca olvidemos. Que no les olvidemos a ellos.

–         Quieren que no olvidemos sus valores. Que no olvidemos aquel horror tan grande para que todo eso no se repita.

Por todo eso, yo quiero daros a todos un beso enorme. Pero sobre todo se lo quiero dar a mi abuelo y a esos abuelos que murieron en Valdenoceda y en otros sitios de España, para que nunca les olvidemos.

Abuelos, ¡Muchos besos a todos!

¡Os quiero!

6 comentarios el “Acto de Entrega en Madrid: palabras de Lucía (10 años)

  1. Muy bien Lucia, por aquí pensamos exactamente igual que tu, hay que mirar al futuro aprendiendo de los antepasados, para bien o para mal. Pero no caer en lo mismo.

    Un beso enorme desde Cuarte para ti y como bien dices para todos LOS ABUELOS

    A ver si la próxima nos dejamos caer por allí.

    • Gracias, Luis.
      Os echamos mucho de menos. Ya sabes cómo son estos Actos: tiernos, emocionantes, de memoria,…. Te recomendamos leer el de Pepe González también. Un abrazo fuerte y no faltéis en la próxima, que queremos veros.

  2. Viví los horrores de la Guerra Civil en la retaguardia. También mi familia sufrió algún daño coloteral. Aún suenan en mis oídos los tiros que de madrugada acababan con la vida de muchos vecinos de la comarca, sobre las tapias del cementerio del pueblo vecino. Lucía, tus palabras me han emocionado. Un abrazo solidario para las familias de tantas víctimas inocentes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s