CERRANDO HERIDAS

La exhumación y la identificación de los restos son el paso previo a la entrega de esos restos a sus familias. Se trata de momentos intensos, llenos de emoción, que cualquiera, especialmente los que creen que esta labor es motivo de discordias, debería vivir en primera persona.

No hay nada como asistir al momento en que unas hijas recuperan los restos de su padre, un nieto puede cumplir la promesa que hizo a su abuela de llevar los restos del abuelo a su pueblo, una familia realiza un larguísimo viaje en memoria de su padre y su abuelo,… Son momentos vibrantes, de reencuentros de una familia de hoy con su origen, que se viven en toda su intensidad, con la emoción a flor de piel y que sirven para recordarnos a todos la necesidad de vivir en paz, de recuperar la memoria para que todo aquello no vuelva a repetirse. La necesidad, en fin, de cerrar heridas.

Sí. Así es. Una parte de nuestra sociedad, tristemente, afirma que esta labor ‘abre heridas’. Y no hay nada más injusto que esa afirmación, porque desde luego está hecha desde la ignorancia. Estos movimientos pretenden cerrar heridas. Nuestra herida ha permanecido abierta más de 70 años, desde el momento en que una niña vió cómo se llevaban a su padre o cuando una mujer tuvo que comunicar a sus hijos que el padre de la familia había fallecido a más de 500 kilómetros de casa. Recuperar esos restos y poder enterrarlos dignamente es una forma de cerrar esa herida. Y se trata de una deuda que tiene el Estado (que fue, en nombre del Régimen de Franco, el responsable) con todas esas familias. Y es el Estado el que debería hacer entender a todos que para conseguir una convivencia sana y para terminar con las dos Españas es necesario afrontar de una vez este proceso y colaborar en la recuperación de esa memoria y en el entierro digno de los restos de aquellas personas que fueron víctimas de la barbarie.

Dicho esto, a continuación disponemos de los testimonios de familiares y de fotos de esos momentos, momentos que te reconcilian con el ser humano.

Abrazos a todos.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s