LA ASOCIACIÓN

“Recuerdo, como todos, el hambre que pasamos, hasta el punto de que mis mejores sueños estaban protagonizados por algo tan simple como una barra de pan. ¿Cuánta hambre puede tener una persona para que sus mejores sueños sean un simple trozo de pan?”. Así morían en Valdenoceda.

Parcela de Valdenoceda, donde los presos eran enterrados por sus propios compañeros, uno a uno.

Parcela de Valdenoceda, donde los presos eran enterrados por sus propios compañeros, uno a uno.

Valdenoceda es una pequeña localidad del norte de Burgos. Durante la pasada Guerra Civil española y en la posguerra, el régimen del general Franco mantuvo en funcionamiento un penal, denominado ‘Prisión Central de Valdenoceda’, que fue, de hecho, una terrible cárcel de exterminio, donde se dejaba morir de hambre a los presos. Al menos 154 de ellos murieron y fueron enterrados en un solar aledaño al Cementerio Parroquial. Ese Cementerio fue ampliado en los setenta y ocupó el solar, que era propiedad de Instituciones Penitenciarias. Desde ese momento, los enterramientos de vecinos del pueblo se realizan encima de los restos de los presos.

Por todo ello, desde finales de los 90 comenzó a constituirse un grupo de familias de aquellos presos, que deseaban recuperar los restos de sus padres y sus abuelos. Apenas comenzaron unos pocos. La Asociación de Familias de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) comenzó a gestarse con los primeros contactos entre familiares de aquellos represaliados.

Todo surgió cuando, por primera vez en muchos años, el padre de José María González habló con él sobre la muerte del abuelo, ocurrida en Valdenoceda (Burgos). Esto le llevó, en los primeros años 90, a José María al pueblo, para intentar saber dónde estaba su abuelo. En  las primeras indagaciones de José María González le acompañó su sobrino Eneko. Los dos consiguieron recabar del Registro un listado de 153 personas, fallecidas todas ellas en el penal y, en la práctica totalidad de los casos, por “colitis epidémica”. A este número de muertes añadieron la de una persona más, Félix Torres Torres, que murió al comienzo del golpe de Estado, tiroteado, y que posiblemente fue enterrado en el cementerio viejo de Valdenoceda. 

exhumacion-valdenoceda.jpg

Esqueleto número 15. Identificado. Hoy reposa en su pueblo, con su familia

Todo ello les llamó la atención, continuaron y colgaron varios mensajes en internet. Esos mensajes fueron recuperados por varias personas de varios puntos de España y, entre todos ellos, comenzaron a finales de los 90 unos contactos telefónicos y por internet en los cuales decidieron comenzar a reunirse en Valdenoceda. La reunión de abril de 2003 fue la primera de todas ellas, hasta el punto de que estas reuniones de cada mes de abril (celebradas en el sábado más cercano al día 14) constituyen ya tradición en el entorno de la Agrupación.

En la reunión de 2005, este colectivo decide constituirse en Agrupación y comenzar los procesos necesarios para solicitar subvenciones y hacer posible la exhumación. Conseguida una primera subvención, en febrero de 2007 se inició la excavación del solar del cementerio y la exhumación, por un equipo de arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y de la Universidad Autónoma de Madrid, de 114 cuerpos. A este número de exhumados, Aranzadi incluye en sus informes dos descubrimientos parciales más que no llegaron a plasmarse en exhumación, ya que se encontraban en parte debajo de los nuevos enterramientos. Creemos, por tanto, que todavía 40 restos están bajo los enterramientos nuevos o en el cementerio viejo.

dscf33081.jpg

Un reloj de bolsillo asoma entre los restos de los presos

En marzo de 2016, por fin, después de mucho papeleo y trámites administrativos, ya hemos conseguido transformarnos en Asociación, lo que nos permite fijar cuotas y conseguir una mínima financiación para continuar nuestro trabajo.

Por resumir la actividad de la Asociación hasta hoy, hasta este momento se ha conseguido:

  • Conocer la existencia de al menos 154 enterramientos de presos que fallecieron en la prisión de Valdenoceda entre los años 1938 y 1943. Estos enterramientos constan en el Registro local. En cada hoja del Registro consta el nombre y apellidos del fallecido, su localidad natal y la fecha y las causas de fallecimiento. Prácticamente todos morían por ‘colitis epidémica’, que no era otra cosa que las consecuencias del hambre y del frío sobre las personas;
  • Exhumar, en 2007, gracias a una primera subvención del Ministerio de la Presidencia, 114 restos. La Agrupación cree que los 154 enterramientos se realizaron casi todos en una parcela propiedad de Instituciones Penitenciarias aledaña al Cementerio Parroquial. En los años 70-80, la Iglesia se hizo con la propiedad de esa parcela y procedió a enterrar a los vecinos del pueblo encima de los restos de los presos. Sólo hemos podido exhumar, de las zonas no ocupadas por enterramientos nuevos, 114 restos. Otros 40 restos están repartidos entre el cementerio viejo (13+Félix Torres) y debajo de las tumbas nuevas del solar de Instituciones Penitenciarias (26).
  • En 2009, y gracias de nuevo a una nueva subvención destinada a la identificación de los restos, se inició el proceso de análisis de ADN, tanto de los restos exhumados como de las muestras de las familias descendientes de estos presos que se han localizado de forma paulatina. A día de hoy, la Agrupación tiene plenamente localizadas a 125 familias descendientes de aquellos presos, un número muy importante si tenemos en cuenta que hace 10 años, cuando se inició la actividad de esta Agrupación, apenas formaban parte de la misma 5 familias.
  • Estos análisis de ADN y los estudios antropológicos han permitido la identificación completa de 62 restos y la entrega, hasta ahora, de 61 de ellos, de los que 4 tienen identificación osteológica (y sus familias no han sido localizadas aún), y uno más, el de David Ruiz Ruiz, permanece en gran parte debajo de una de las tumbas nuevas, por lo que solo se le pudo extraer una muestra de ADN (un diente) que se contrastó con el de su hijo, que vive y desea, lógicamente, recuperar los restos de su padre. .

Y seguimos trabajando. Entra en nuestra web y conoce lo que pasó en la prisión, lo que ha conseguido la Agrupación y lo que seguimos haciendo.

Si quieres colaborar o tienes algo que contarnos, rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo. GRACIAS

 

.

.

.

.

.

.

 

 

 

 

Anuncios