ESPAÑA, PAÍS DE CONTRASTES

España es un país de contrastes. Tras la mal llamada ‘Guerra Civil’ (o golpe de Estado y posterior exterminio paulatino de miles de familias en España), el régimen del general Franco dictó un Decreto por el cual las familias de los ‘asesinados por las hordas marxistas’ pudieron, en 1940, exhumar a sus muertos y enterrarlos dignamente. 80 años después, miles de familias en España no han podido recuperar los restos de los suyos y siguen reclamando apoyo a las instituciones para exhumar esos cuerpos (de sus padres y abuelos) y poder enterrarlos dignamente. Y esos cuerpos, mientras tanto, continúan enterrados en fosas, cunetas o parcelas.

Reclamamos, de una vez, igualdad de trato (uno de los principios de la Constitución que tanto defiende este Gobierno), apoyo institucional y que en España se comience a realizar un verdadero y sincero ejercicio de reparación. Y proponemos que ese ejercicio de reparación comience por la propia Casa Real y continúe por el Gobierno central, las Cortes Generales y los Gobiernos autonómicos, provinciales y locales.

En otros países de nuestro entorno se ha hecho. Aquí, no. ¿Hasta cuándo?

España es diferente

España es diferente